Seis minutos y dieciséis segundos sin respirar

Abajo estoy concentrada y me sobrecoge la sensación de hacer algo único’. Tanya Streeter. Especialista en apnea.

Tanya Streeter, un prodigio mundial en inmersión a pulmón.

Sólo una mujer puede presumir de tener un récord del mundo absoluto, mejorando los registros de los hombres. Se llama Tanya Streeter, es conocida como la ‘mujer-delfín’ y es capaz de dominar su respiración como nadie.

Ha sido calificada como ‘el ser humano más parecido a los delfines’ y sus cualidades como apneísta (submarinista a pulmón libre) la hacen merecedora de ello.

Tanya Streeter es la única mujer que posee en la actualidad un récord mundial absoluto, el que logró el año pasado en la modalidad de peso variable alcanzando una profunidad de 122 metros, pero sus cualidades físicas van mucho más allá.

Por: aquaxel

Su capacidad para superar los límites del cuerpo humano es tal que se confiesa capaz de aguantar la respiración 6 minutos y 16 segundos. Algo que para el resto de los mortales parece imposible y que ella hace como entrenamiento para seguir adelante con su carrera en busca del récord. No es una exageración. Para ser capaz de bajar hasta esos 122 metros, o incluso más abajo, necesita recurrir a técnicas de respiración y entrenamiento específico.

El secreto de la apnea, esta especialidad en la que el objetivo es permanecer el mayor tiempo posible bajo el agua, o bajar lo más abajo posible, según la modalidad, es controlar la respiración de tal forma que hasta el ritmo cardíaco se ralentiza al máximo.

Streeter, por ejemplo, puede llegar a quedarse en 15 pulsaciones por minuto en los casos más extremos de inactividad y profunidad, como es la modalidad sin límites, en la que Tanya también es recordwoman mundial y tuvo el registro absoluto con 160 metros hasta el año pasado.\par  Nacida en la isla caribeña de Gran Caimán, Tanya explica con naturalidad como consigue mantenerse con vida en situaciones de escasez extrema de oxígeno.

‘La parte inferior de los pulmones es la más eficaz, pero normalmente respiramos empleando sólo el 30 por ciento de nuestra capacidad pulmonar, precisamente la parte superior. Desplazando los intestinos con el diafragma hago sitio para que el aire llegue hasta el fondo’, dice después de hacer un ejercicio en el que su vientre se hincha como un globo tras contraerse hasta el límite.

¿Una sirena predestinada?

Su entrenamiento se compone de un 60 por ciento de trabajo en gimnasio, similar al que hacen los atletas de velocidad, con repeticiones y levantamiento de pesas aguantando la respiración. El objetivo es que el músculo sea capaz de responder en estados carenciales de oxígeno, para poder subir a la superficie tras romper el récord. Luego, hay un 10 por ciento de trabajo en piscina, aguantando la respiración y haciendo metros bajo el agua. El 30 por ciento restante son ensayos en el mar.

Desde pequeña, estaba llamada a pasar gran parte de su vida bajo el agua.

‘Hasta los 13 años no tuve televisor, así que la única diversión que teníamos en la isla era el mar’.

Ahora es la mejor del mundo, es embajadora de la firma de relojes Tag Heuer (como Woods, Marion Jones o Coulthard) y da conferencias sobre sus gestas y medio ambiente como hizo en Madrid el pasado sábado.

Aquí os dejamos una interesentasíma charla suya, en el TED Austin:

8